martes, 13 de diciembre de 2011

.

Coger el primer tren que te lleve lejos de la ciudad, de sus ruidos, su rutina y su contaminación.
Irte a un sitio para pensar, descansar, aclarar tus ideas.
Y esque no sabria como describie esa sensación de libertad, de paz, tranquilidad y sobretodo esa sensacion de poder pensar que por un momento se detuvieron las agujas del reloj para mi.
Un lugar donde no tienes que preocuparte del qué dirán, ni de como debes actuar, un sitio donde sabes que puedes ser tú, porque nadie cortará tus alas.



Llegar, sentarte bajo el arbol de siempre y escuchar.











No hay comentarios:

Publicar un comentario