martes, 10 de enero de 2012

tequierocomonuncaantes

Me trajiste el amor hasta los labios
y señalaste el verano sobre el mapa.
Es aquí, dijiste.
Supongo que pude ver en tus ojos
que se estaba acabando la soledad
- de mi pecho se bajaba
un hombre gris con gabardina.

Nos viajamos de esquina a esquina,
nos besamos de norte a sur
y huyeron al pasado las lágrimas
que soñaban con nuestros ojos.

Ahora te miro sobre el colchón
y me gustaría inventarte un millón de veces,
para hacerte siempre diferente
pero siempre igual.

Así que no te detengas, nunca pares, ven conmigo.
Seamos nosotros la fiesta, los invitados,
las copas y el champán
con que brindemos esta noche.

No hay comentarios:

Publicar un comentario