martes, 15 de mayo de 2012

Ich liebe dich.

Derrepente te paras a pensar, a pensar como llegaste a ese punto.
Sabes que el lo intentaba, y le gustabas, por lo menos en un tiempo sí, suena creido, pero no puedes pensar otra cosa cuando te habia pedido salir hasta en dos ocasiones diferentes.
Tú le veis pequeño, e intentabas no caer, siempre te refugiabas en ese " me gustan más mayores, que no sean de un sitio que frecuento", pero llegó un punto en el que ya no habia marcha atrás, y te diste cuenta que ya no valía esa escusa, esa ni ninguna, porque habia pasado eso que tanto evitabas, eso de lo que siempre habías huido, te gustaba.
Y ahora te habia acostumbrado a que te abrazara,a que le cogieras la mano, a sentaros juntos y hablar , y a dormir, dormir uno al lado del otro abrazados, y ahi es donde más segura te sentias, entre sus brazos.
Y sí, tienes dias de bajón en los que tirarias todo por la borda, en los que mandarías todo a tomar por culo, pero justo en esos momentos están sus pequeños detalles, que te dan más fuerza, y hacen que sigas luchando por aquello que realmente quieres, ÉL.

No hay comentarios:

Publicar un comentario