martes, 12 de junio de 2012

reencuentro inesperado.

Fin de la semana, estabas agotada, y lo peor solo acababa de comenzar, pero esa tarde decides tomartela libre.
Llegabas a tu destino, andabas sin semana, ese sitio te recordaba a él, y sabias que todavía habia dos largas semanas hasta que volvieras a verle, derrepente subiste la cabeza y ahí estaba él, te habia visto y te recibió con una gran sonrisa, sin darte cuenta en tu cara el gesto tambien había cambiado, le diste un beso y un abrazo, sí, le echabas de menos, y por su comportamiento parecia que él tambien a ti.
Apesar del tiempo, seguíais teniendo complicidad, incluso tal vez más, y no solo lo habías notado tú, tambien te lo dijeron varias amigas que os vieron.
Pasó el finde y volvias a tu semana agobiadora llena de examenes, pero no la llevaste tan mal, él te hablaba todos los días, y tu a él tambien para qué mentirnos.
Os entendiais demasiado bien, sin daros cuenta os conocias demasiado, más de lo que os imaginabais, y eso hacía más fácil todo.

lunes, 4 de junio de 2012

quien no arriesga no gana.

Pasará un mes hasta que le vuelvas a ver, mucho tiempo, o eso piensas, solo dos semanas más, dos semanas horribles, pero sabes que siempre que quieras hablarle, él estará ahí.
 Estás confusa, quieres hacer lo que tu corazón te dicta, pero... ¿y las consecuencias? ¿será mucho problema?
¿y si sale mal? ¿ y si estabas confundida?... son tantísimas preguntas que no sabes la respuesta... pero derrepente te habla, le hablas y todas tus dudas se van, haces memoria de todos esos detalles que tiene,y piensas... " esas cosas yo no se las diría a un simple amigo, pero.. ¿es de verdad, o rutina?".
Por una vez has decidido hacer caso a los demás, solo falta esperar a verano, con tiempo, con días para los dos, ahí te aclararás, hablarás con él, y te enfrentarás a tus miedos, a tus dudas, y sobretodo te enfrentarás a lo que puedan decir los demás.
Queda mucho... pero, lo bueno se hace esperar, o eso dicen ¿no?, en ese caso no importa, por él esperarias.
Y ahora solo puedes desear verle y sentir esa sensación de que el mundo se para a vuestro alrededor, necesitas estar entre sus brazos y de una manera u otra decirle que le echabas de menos, y sobretodo necesitas sentir que es un sentimiento recíproco.