lunes, 4 de junio de 2012

quien no arriesga no gana.

Pasará un mes hasta que le vuelvas a ver, mucho tiempo, o eso piensas, solo dos semanas más, dos semanas horribles, pero sabes que siempre que quieras hablarle, él estará ahí.
 Estás confusa, quieres hacer lo que tu corazón te dicta, pero... ¿y las consecuencias? ¿será mucho problema?
¿y si sale mal? ¿ y si estabas confundida?... son tantísimas preguntas que no sabes la respuesta... pero derrepente te habla, le hablas y todas tus dudas se van, haces memoria de todos esos detalles que tiene,y piensas... " esas cosas yo no se las diría a un simple amigo, pero.. ¿es de verdad, o rutina?".
Por una vez has decidido hacer caso a los demás, solo falta esperar a verano, con tiempo, con días para los dos, ahí te aclararás, hablarás con él, y te enfrentarás a tus miedos, a tus dudas, y sobretodo te enfrentarás a lo que puedan decir los demás.
Queda mucho... pero, lo bueno se hace esperar, o eso dicen ¿no?, en ese caso no importa, por él esperarias.
Y ahora solo puedes desear verle y sentir esa sensación de que el mundo se para a vuestro alrededor, necesitas estar entre sus brazos y de una manera u otra decirle que le echabas de menos, y sobretodo necesitas sentir que es un sentimiento recíproco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario