martes, 3 de julio de 2012

Dos meses.

Casualidad, destino llámalo como quieras, pero hoy quiera o no estaré otra vez ante aquella situación, mismo lugar y misma fecha.
Y puede ser que hayan pasado dos meses, pero... ¿se acaba superando del todo la muerte de alguien querido? creo que no, simplemente aprendes a no nombrarlo, a no buscar su cara entre la familia, pero seguirás acordandote de esa persona, y seguirás deseando que esté en esa reunión familiar aunque sabes que es realmente imposible.
Y ahora es cuando me acuerdo de lo que me dirias o de lo orgullosa que estarías de mi, ahora es cuando más necesito tus palabras.
te echo de menos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario