jueves, 29 de noviembre de 2012

El primer amor nunca se olvida.

Es otoño, hace frío, sin embargo decides ir a dar una vuelta por el retiro.
El suelo está lleno de hojas, marrones, amarillas... y sí, pasas por aquel sitio y no puedes evitar pensar lo feliz que fuiste ahí años atrás.
Apesar de todo siempre le tendrás un huquito en el corazón y es que fue él el primero en robarte un beso en aquel banco, bajo aquel árbol.
Y sin evitarlo un cosquilleo recorre tu cuerpo al recordarlo, como si por un momento hubieras vuelto a ser aquella niña de quince años.


tu y yo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario