jueves, 11 de julio de 2013

ser fuerte no es lo mismo que no tener sentimientos.


La de veces que te han podido decir que eres fuerte, y como confunde la gente la palabra fuerte con no tener sentimientos.
Se puede ser fuerte y ser la persona más sensible del mundo.
Ser fuerte no significa que te de igual todo, o que no te gusten los abrazos o que de vez en cuando no viene mal que la gente te recuerde que está ahi si lo necesitas.
Ser fuerte no significa estar bien siempre, o que nunca te pase nada malo, no.
Ser fuerte significa que apesar de los problemas, de las dificultades, sabes que puedes seguir adelante, debes seguir adelante, por ti por los que te rodean.
Que por ser fuerte no dejas de tener sentimientos, ries, lloras y sientes igual, inlcuso a veces más que los demas.
Y os digo que por ser fuerte no necesitas menos abrazos que los demás.


jueves, 11 de abril de 2013

miedos.

La cosa iba bien, todo era perfecto salvo una cosa, la maldita distancia.
La verdad te daba miedo, le querias, te queria y podias confiar en él, pero sin embargo te daba miedo, te daba miedo el no saber donde llegaría todo eso, te daba miedo darlo todo y que todo se destrullera en cuestion de segundos, pero sabes que mientras el luche, tú lucharás, sabes que despues de tantos años, y que una historia que dabas por perdida, ahora no la vas a dejar marchar así como así.

viernes, 22 de marzo de 2013

Nuestra pequeña historia.

Aquel 15 de marzo, como no, ella a pesar de ser un día especial, hizo presencia de aquella impuntualidad que siempre la acompañaba, salió del metro y allí estaba él esperandola, apoyado en aquella esquina, se acercaron y antes de poder articular palabra él la abrazó.
Se vió envuelta en sus brazos y en un " Por fin cariño después de cuatro años, nos vemos..."
Le pareció el abrazo más bonito jamás dado, y la verdad se habría quedado horas y horas sin cansarse entre aquellos brazos.
Entre risas, miradas tímidas e inesperados roces de manos paseaban por aquel bulevar, que tanto le gustaba a ella.
Por la noche ella fué a buscarle al hotel, allí estaba ya preparado y esperando como un niño impaciente a que llegara, se saludaron con un beso veloz, pero de esos que dicen mil cosas, se dieron la mano y se perdieron en la noche de Madrid.
Eran celosos, se querían el uno para el otro, y sin darse cuenta estaban escribiendo el comienzo de una historia, de sus futuros recuerdos.
Aquella noche entre risas y miradas se prometieron todos los besos que no se habian dado en tantos años, "Quiero ser el que más besos te de...".
La luz entraba ya entra las cortinas, ella se despertó y miró la perfeccion que él desprendía, poco después se despertó la dió un beso y ella le dejó allí duermiendo.
no eran las doce y ya se echaban de menos, le dieron la mano y decidieron ver Madrid, la gente se dirigía a ellos como la pareja o parejita, la verdad que sonaba raro, pero llegó un momento que se acostumbraron.
Vieron el bernabeu, estuvieron cenando con los amigos de ella, y volvieron al hotel muertos.
Esas noches se podía resumir en todo lo que siempre había soñado.
Aquel lunes, cuatro días después de su primer beso, su primer abrazo, su primera mirada y sus primeras palabras, cambiaron los papeles, esta vez fué él quien iba a buscarla, pasearon y rieron por el barrio que la habia visto crecer, y fueron al aeropuerto, entre besos y despedidas juraron volver a verse, y desde ese momento, sueñan con ese momento.






martes, 26 de febrero de 2013

días.

La verdad que estás deseando que sea el día, verle, abrazarle y darle todos esos besos que llevan su nombre.
Pero no puedes evitar ese miedo, miedo a que las cosas no vayan como piensas, o miedo a que las cosas vayan mejor de lo que piensas, miedo a lo que pueda suceder.
Igual hablar de enamorada es demasiado, pero que estás ilusionada es un hecho, y tienes miedo de cagarla, no sólo con él, sino con tu vida otra vez, miedo de arriesgar en algo que acabará en la nada, miedo de currarte cosas que acabarán en un cajón en los últimos y escondidos recuerdos de esa persona.
Pero ahora solo puedes contar los días que faltan, y disfrutar de esos cuatro días junto a él.


domingo, 24 de febrero de 2013

felicidad.

Desde aquel día ha pasado ya un mes, es poco tiempo comparado con los seis años que llevabais conociéndoos.
Desde hace un mes es él quien te saca una sonrisa diaria, y poco a poco va siendo alguien importante en tu vida, pero si que es verdad que echas de menos en muchos momentos sus abrazos.
Pero nada podeis hacer, al distancia es así de puta.
Y hoy sin venir a cuento te lo dice, te dice que vendrá a Madrid en un mes solo para verte a ti, todavia no te lo crees, pero te hace inmensamente feliz, a la vez que te asusta.
Y claro que asusta que una persona venga solo para conocerte, para pasar unos días contigo empezando desde cero.



viernes, 1 de febrero de 2013

cuentos.


¿Sabeis ese momento en el que leeis una novela y casi en el final os enfadais porque no es lo que esperábais y decidís abandonar?.
Ella se sentía así cerró el libro antes de acabarlo, se había enfadado, estaba decepcionada, no quería un final asi otra vez, y sin embargo fue capaz de darle una oportunidad, al día siguiente retomó la historia en el mismo lugar donde la había dejado, y ahí estaba él queriendo a su princesa, y el cuento no acababa ahí, quien sabe igual tendría una segunda parte, incluso una tercera, solo había que esperar a que ambos se dieran la mano y decidieran crear una historia juntos.

jueves, 31 de enero de 2013

sabía que no debía.

Cuando apareció él le dió sentido otra vez a todo, le hizo sonreir de nuevo, pero ella sabía que no debía enamorarse, las cosas bonitas pronto vienen y proto se van.
No quería volver a perderle pero sabía que eso tarde o temprano acabaría ocurriendo.
Estaba destinada a no tener compañero.



miércoles, 30 de enero de 2013

25 de enero de 2013

Ese día ella decidió sublevarse, y llevó acabo aquel golpe de estado contra sus sentimientos y pensamientos.
Sinceramente... lo mejor que pudo hacer.

martes, 29 de enero de 2013

encuentros, reencuentros.

Es lunes, el día más largo de la semana, llegas a las nueve de la noche cansada, sueltas las cosas corriendo y vas a ponerte el pijama de fondo oyes a tu madre diciendo que tenéis visita, tal vez sea tu prima, o tu tía, y vas a saludar, pero no.
Era ella, la persona que tal vez menos te esperabas en madrid, estaba allí en tu casa, eras feliz, no podías dejar de escucharla y sonreir, realmente eras feliz.
Esa noche dormiste muy contenta, hacía tiempo que no sonreías de tal manera, ¿y al día siguiente? al día siguiente seguías con esa sonrisa, pensabas que ya no podrían darte más sorpresas hasta que esa misma noche te metiste en facebook, tenias unas cuantas peticiones de amistad, la verdad que la mayoría te sorprendieron bastante, pero hubo una que fué la que más captó tu atención.
No podías creertelo era él, tu amor de la juventud, aquel chico con el que compartiste millones de conversaciones y sentimientos através de la pantalla, al que nunca pudiste conocer en persona por la distancia, pero aún así, habia complicidad y os entendíais a la perfección, y la verdad es que después de tanto tiempo, pensabas que no se acordaría de ti.
Os pusisteis ha hablar y la complicidad seguía ahí era como si el tiempo no hubiera pasado para vosotros.
La verdad es que ahora ya sí que no dabas crédito.






Y es que a veces los problemas vienen de golpe, pero las alegrías tambien...